Primera cara de la reforma migratoria de Trump crea polémica

 El plan de principios del presidente Donald Trump para una futura reforma migratoria, que envió sorpresivamente al Congreso el pasado domingo, no para de provocar comentarios por parte de los republicanos y críticas en boca de los demócratas.

La propuesta parece marcar el punto de partida para las negociaciones de una futura reforma migratoria y de un acuerdo que proteja a cerca de 800.000 jóvenes indocumentados que fueron beneficiados por el programa DACA: incluye la idea del muro en la frontera con México, la expulsión de menores centroamericanos, un número mayor de agentes y la limitación a la concesión de visas mediante un sistema de méritos.

“Estas prioridades son esenciales para atenuar las consecuencias de cualquier beneficio económico o legal que reciban los jóvenes por DACA”, señaló el director de asuntos legislativos de la Casa Blanca, Marc Short. “Esas prioridades cumplen con la promesa del Presidente de alcanzar una reforma migratoria que coloque las necesidades de los trabajadores estadounidenses al frente”, destacó.

Por ello, Trump pide la contratación de 10.000 agentes y 1.000 abogados más para la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), así como de 300 fiscales federales y 370 jueces adicionales.

En otras palabras, el presidente exige esos requisitos a cambio de alcanzar un acuerdo con los demócratas para una ley que permita permanecer en el país a cientos de miles de jóvenes inmigrantes sin papeles.

Acorde al documento que fue enviado a los líderes republicanos y demócratas, el Gobierno de Trump está dispuesto a trabajar con el Congreso para lograr "tres objetivos" básicos, según reporta la agencia de noticias EFE: garantizar admisiones en EEUU "seguras y legales", defender "la seguridad" del país y "proteger a los trabajadores y contribuyentes estadounidenses".

De hecho, Trump cree que "es imperativa la completa construcción del muro", comentó a Efe bajo anonimato un alto funcionario de la Casa Blanca.

Y así figura en el plan de principios de Trump, donde el primer punto del apartado de seguridad fronteriza es "financiación y construcción completa del muro en la frontera sur", una idea que rechaza totalmente la oposición demócrata.

Oposición

La propuesta ha generado un gran malestar entre los demócratas y algunos amenazaron con boicotear cualquier idealegislativa de Trump si sigue adelante con su plan migratorio.

En una conferencia telefónica con la prensa, la presidenta del Caucus Hispano, la demócrata Michelle Luján Grisham, avisó de que "definitivamente está sobre la mesa" bloquear algunas de las propuestas que el Congreso necesita aprobar en los próximos meses para que el Gobierno siga funcionado.

Trump, por ejemplo, necesita el apoyo de los demócratas para aprobar en diciembre un nuevo presupuesto y evitar un fatídico cierre de Gobierno como el de 2013, que llevaría a la pérdida de millones de dólares, así como a un posible deterioro de la calificación crediticia de Estados Unidos.

"Esto es algo que definitivamente está sobre la mesa y estamos trabajando para que no sea solo un asunto del Caucus Hispano, sino de todos los demócratas", dijo Luján Grisham, quien aseguró que los legisladores "están listos" para usar todo su poder y frenar la propuesta migratoria de Trump.

Respuesta

El martes comenzó con un mensaje del Presidente en Twitter, en el que acusó a los demócratas de bloquear un acuerdo en política migratoria.

"El problema de alcanzar un acuerdo sobre política de inmigración es que los demócratas no quieren asegurar las fronteras, no les importa la seguridad de Estados Unidos", escribió el Presidente.

El presidente demócrata Barack Obama evitó la confrontación con el Congreso y concedió a este grupo de jóvenes inmigrantes sin papeles, que llegaron a EEUU acompañados de sus padres cuando eran menores de edad, un estatus de protección a través de una orden ejecutiva en 2012.

Entonces fue acusado por muchos, principalmente republicanos, de violar la Constitución al no tener en cuenta el poder legislativo. Sin embargo, ninguna propuesta legal contra la orden ejecutiva prosperó en las cortes del país.

Trump anunció el fin del programa para marzo y exigió al Congreso la creación de una a legislación en seis meses. A mediados de septiembre, se reunió con demócratas de alto rango y luego comentó que se encontraban cerca de alcanzar un acuerdo.

Lo cierto es que la nueva propuesta de Trump pone en peligro el acuerdo que el propio mandatario había alcanzado a mediados de septiembre, durante una sonada reunión en la Casa Blanca con los líderes demócratas en el Senado, Chuck Schumer, y en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

En ese momento, las dos partes acordaron trabajar para aprobar antes del 5 de marzo de 2018 una ley que permita regularizar la situación de los 800.000 jóvenes indocumentados, conocidos como dreamers.

Sin embargo, los demócratas aseguran que están en contra de ligar una posible ley sobre el programa DACA con el proyecto de construcción del muro, que comenzó a ser edificado bajo el Gobierno de Bill Clinton en 1996.

 

Grupos rechazan como "píldora venenosa" la propuesta migratoria

Grupos proinmigrantes calificaron de "píldora venenosa" el plan migratorio Donald Trump que, según ellos, agilizaría la expulsión de niños centroamericanos como condición para mantener los beneficios a los soñadores de DACA.

Beth Werlin, directora del American Immigration Council, señaló que hay suficiente apoyo bipartidista para aprobar una legislación de apoyo a DACA, que no contenga "píldoras venenosas" que perjudiquen a otros inmigrantes, principalmente los menores centroamericanos.

"No toleraremos un acuerdo que esencialmente ayuda a un grupo de inmigrantes para perseguir a otro, especialmente niños centroamericanos que escapan de la violencia", manifestó a Efe César Vargas, abogado de inmigración amparado por DACA y cofundador de Dream Action Coalition.

"Estamos abiertos a una discusión seria con la Casa Blanca para modernizar nuestro anticuado sistema migratorio" que no esté basado en una agenda "supremacista", agregó.

Trump ha pedido un proceso más rápido en el retorno a sus países de los menores centroamericanos que han llegado solos al país y de esta forma poner un final a lo que califica como "un abuso" del sistema de concesiones de asilo.

"Esta lista de propuestas representa un completo ataque en contra de la inmigración y los inmigrantes", se lamentó Werlin en un comunicado.

"No solamente limita la inmigración en general, sino que permitiría deportaciones masivas y pasar por encima de procedimientos que protegen a niños y solicitantes de asilo político", expresó.

Por su parte, Wendy Young, directora de KIND, grupo que trabaja con niños centroamericanos, indicó a Efe, que la solución al problema migratorio de los menores no acompañados no está en quitarles la protección.

"Requerimos es un acceso a la justicia, no procedimientos rápidos migratorios, otorgar consejería y abogados a esos niños que muchos veces escapan de la terrible violencia de las pandillas de la cual sus gobiernos no quieren o no pude protegerlos", explicó Young.

Comentarios »

blog comments powered by Disqus

P


Galería El Migrante 10k


Radio El Migrante


El Migrante 10K




©2016 El Migrante